COLUMNISTA

La guerra entre Elon Musk y el CEO de Twitter: ¿las cuentas falsas son una excusa para "regatear" la red social?

2022-05-17 17:52:06 |El hombre más rico del planeta se trenza en un debate público con el directivo dejado por Jack Dorsey. De eso depende que Elon Musk cancele la opción de compra.
Blog Single
Elon Musk cuida hasta el último centavo, aunque cualquiera pueda pensar que le sobran los dólares. Pero por algo es el hombre más rico del planeta. Paralizó la compra de Twitter por nada menos que US$ 44.000 millones. A poco de escarbar en los libros de la compañía que pensaba comprar detectó cuentas "spam" y duplicadas. Imposibles de controlar y peor aún de "monetizar", el gran objetivo de Elon Musk para Twitter.

Pidió que se lo expliquen y desde entonces está en una guerra abierta con el CEO que dejó Jack Dorsey, el dueño y fundador de la red del pajarito azul. Se llama Parag Agrawal, es oriundo de la India y desde el principio esta en contra de Elon Musk.

Un tuit "escatológico" de Elon Musk

Musk criticó por Twitter el daño de los "spam" y las "Fake accounts" que le hace a las redes sociales. Son imposibles de controlar y eso, para Elon, es inaceptable.

Lo planteó de manera directa. Dijo por Twitter que esas cuentas irregulares entorpecen a la red social. Y le preguntó al todavía CEO, Agrawal: "Entonces, ¿cómo saben los anunciantes lo que obtienen por su dinero? Esto es fundamental para la salud financiera de Twitter".

Parag Agrawal, en nombre de la vieja guardia de la empresa recogió el guante y contestó en un hilo por la misma red social.

Primero dijo: "Nuestras estimaciones internas reales para los últimos cuatro trimestres estuvieron muy por debajo del 5%, según la metodología descrita anteriormente. Los márgenes de error en nuestras estimaciones nos dan confianza en nuestras declaraciones públicas cada trimestre".

Siguió con otro párrafo más duro ya con quien puede ser su futuro jefe supremo: "Desafortunadamente, no creemos que esta estimación específica se pueda realizar externamente, dada la necesidad crítica de usar información tanto pública como privada (que no podemos compartir). Externamente, ni siquiera es posible saber qué cuentas se cuentan como en un día determinado", escribió.

Por lo que Elon Musk, definitivamente perdió la paciencia. Después de leer el extenso hilo resumió su pensamiento con un emoji muy explícito:

¿Se compra Twitter, ya no la quiere o piensa pagar menos por ella?

Las jugadas de Elon Musk ahora son más medidas que al principio. El 14 de marzo compró el 9,2% de las acciones y pasó a ser el accionario principal de Twitter. A la semana dijo que quería incorporarse a la junta directiva.

Cuando encontró resistencia - con Agrawal a la cabeza - cambió de planes. Dijo que no se iba a sumar a la junta. Pero tardó dos días en contraatacar: ofreció US$ 44.000 millones para quedarse con toda la empresa. La resistencia de los accionistas duró menos de una semana. En un día extraño para las finanzas, un domingo, le dieron el "sí".

Pero cuando comenzó la "auditoría" de la empresa, vio luces rojas y suspendió la operación de compra. Si no depuran esas cuentas "incontrolables" el negocio no vale la pena. O vale mucho menos de lo que ofreció.

Lo malo para Twitter -¿bueno para Musk? - es que todas estas idas y venidas han derrumbado el precio de las acciones. Las dudas de la SEC y de Wall Street sobre la operación se mantienen y entonces, el valor está en baja. Esto le conviene a Elon Musk: si logra demostrar que eses 5% de spam y cuentas falsas no son eficaces para monetizar, entonces Twitter no vale US$44.000 millones. Si finalmente la compra, tendrá un ahorro desde el vamos.

La pregunta en el mercado financiero es si esto surge ahora o era un cálculo anticipado por Musk antes de hacer pública su oferta.

Para demostrar que su juego es limpio, el megamillonario dijo por las redes sociales: "Mi oferta se basó en que las presentaciones de la SEC de Twitter eran precisas. Ayer, el CEO de Twitter se negó públicamente a mostrar prueba de que son menos del 5%. Este acuerdo no puede avanzar hasta que él lo haga”.

Por eso, como vimos, la catarata de respuestas en forma de hilo de Agrawal. Pero Musk no se detiene. Ofreció 54,20 dólares por acción cuando la Bolsa estaba en otra cosa. Ahora el tema Twitter esta en el centro del debate financiero. Era una oferta a destiempo y ahora muchos creen que quiere remediarlo.

Todo este entuerto le permite a Elon Musk sostener que sigue interesado en comprar la compañía, pero ya por menos dinero. Las acciones ahora están en US$35. Si la discusión sigue, la suma ofrecida por Musk parece desmedida.

A este ritmo, las acciones están ya al valor del 21 de marzo. O sea una semana luego del ingreso de Musk a Twitter como socio principal. Sigue en esa condición. Mientras mantiene su pulseada con Parag Agrawal, se aproxima a valores como los del 14 de marzo. Cuando compró el 9,2% de las acciones. Si esto sucede y sigue con el deseo de comprar el 100% de Twitter, podrá hacerlo, pero con un enorme ahorro de su fortuna personal.



Compartir esta Nota:

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Tambien te puede interesar:

Video del Dia