POLICIALES

Peritarán el celular de Octavio Ortmann y de otros tres menores

2019-11-08 09:11:18 |Se haría hoy o el lunes. Es por el caso del adolescente que murió tras una caída del cuarto piso de un edificio capitalino el domingo.
Blog Single
La fa­mi­lia de Oc­ta­vio Ort­mann con­ti­núa in­ten­tan­do ar­mar el rom­pe­ca­be­zas de su trá­gi­ca muer­te. Se tra­ta del ca­so del ado­les­cen­te de 16 años, fa­lle­ci­do tras ca­er des­de el cuar­to pi­so de un edi­fi­cio ca­pi­ta­li­no, en el mar­co de una reu­nión con otros me­no­res, quie­nes ha­brí­an con­su­mi­do be­bi­das al­co­hó­li­cas allí. En me­dio con­ti­nú­an los cues­tio­na­mien­tos a la Jus­ti­cia. Hoy o el lu­nes, las au­to­ri­da­des jun­to con los abo­ga­dos de la fa­mi­lia re­vi­sa­rán el te­lé­fo­no ce­lu­lar del ado­les­cen­te. Ade­más se­rán pe­ri­ta­dos otros tres apa­ra­tos de co­mu­ni­ca­ción que per­te­ne­cen a me­no­res que par­ti­ci­pa­ron de la reu­nión ju­ve­nil, que ter­mi­nó de una ma­ne­ra trá­gi­ca y mis­te­rio­sa.

En ese sen­ti­do, los abo­ga­dos Gui­ller­mo Es­ca­lan­te y Jo­sé Ma­ría Ort­mann (tío del mu­cha­cho), re­ci­bie­ron el jue­ves al­gu­nas fil­ma­cio­nes to­ma­das des­de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ubi­ca­das en la cua­dra don­de acon­te­ció el he­cho.

An­tes de es­to, ya se te­nía la fil­ma­ción de la cá­ma­ra de se­gu­ri­dad del edi­fi­cio. De­be re­cor­dar­se que se pre­su­me que Oc­ta­vio ha­bría es­ta­do en el bal­cón del de­par­ta­men­to, ubi­ca­do por Mo­re­no al 1700, al mo­men­to de ca­er des­de un cuar­to pi­so.

Lo cier­to es que, co­mo bien se po­día ob­ser­var a sim­ple vis­ta y lue­go fue con­fir­ma­do por fuen­tes cer­ca­nas a la fa­mi­lia, en di­cho sec­tor del in­mue­ble ha­bía sig­nos de vio­len­cia.

Va­le re­mar­car que en las pri­me­ras imá­ge­nes del bal­cón, se po­día ver cla­ra­men­te que uno de los cris­ta­les del ba­ran­dal es­ta­ba to­tal­men­te re­mo­vi­do, mien­tras que el de al la­do te­nía el vi­drio ro­to, co­mo si hu­bie­ra re­ci­bi­do un gol­pe. No se co­men­tó que otros sig­nos se ha­lla­ron allí.

En ese sen­ti­do hay que re­cor­dar que una vez ocu­rri­do el he­cho, que se re­gis­tró du­ran­te la ma­dru­ga­da del do­min­go, en re­des so­cia­les se co­men­zó a acu­sar que en el de­par­ta­men­to ocu­rrió una pe­lea pre­via, que ter­mi­nó de ma­ne­ra trá­gi­ca, sos­te­nien­do en ese ám­bi­to que ocu­rrió un ase­si­na­to.

In­clu­so se ha­bía se­ña­la­do a un mu­cha­cho (tam­bién me­nor) en par­ti­cu­lar co­mo el su­pues­to ho­mi­ci­da. Se­gún de­cí­an las ver­sio­nes por re­des so­cia­les, ha­bía in­ten­tos de en­cu­brir to­do lo que re­al­men­te ocu­rrió.

Lo cier­to es que pri­me­ra­men­te se ha­bía ha­bla­do de un su­pues­to sui­ci­dio, pe­ro al po­co tiem­po es­ta hi­pó­te­sis fue cues­tio­na­da no só­lo por re­des so­cia­les, si­no por­que ade­más lue­go se su­po que en ese si­tio hu­bo una reu­nión de jó­ve­nes. Es así que la pes­qui­sa pa­só a in­ten­tar es­cla­re­cer las cir­cuns­tan­cias en tor­no a la tra­ge­dia. En me­dio, co­men­za­ron a cir­cu­lar fo­tos en las que die­ron cuen­ta que el ca­dá­ver ha­bría si­do ma­ni­pu­la­do y se di­fun­dió una ima­gen en la que una per­so­na es­ta­ba to­can­do el cuer­po de Oc­ta­vio, que ya­cía en la ve­re­da. No obs­tan­te, se in­di­có ofi­cial­men­te que se tra­ta­ba de un pe­ri­to. Ade­más que an­te­rior­men­te, los me­no­res que es­tu­vie­ron con Oc­ta­vio qui­sie­ron ayu­dar­lo a la es­pe­ra de una am­bu­lan­cia. Así es que una de las hi­pó­te­sis de la fis­ca­lía y el Juz­ga­do es que Oc­ta­vio se en­con­tra­ba so­lo, ya que an­tes de que ocu­rrie­ra la ca­í­da, la cá­ma­ra del edi­fi­cio mos­tró que tres me­no­res sa­lie­ron a acom­pa­ñar a unas jo­ven­ci­tas a la ca­sa y vol­vie­ron, ya cuan­do Oc­ta­vio es­ta­ba mal­he­ri­do y dan­do sus úl­ti­mos sus­pi­ros de vi­da, en me­dio de un char­co de san­gre.

A pe­sar del cues­tio­na­mien­to en las re­des so­cia­les, des­de la que­re­lla se in­di­có a épo­ca que se ana­li­za­ron otras cá­ma­ras y se pu­do con­fir­mar que los tres me­no­res, en­tre los que es­ta­ría el jo­ven­ci­to acu­sa­do de ho­mi­ci­da, no es­ta­ban al mo­men­to de la ca­í­da. Asi­mis­mo se con­fir­mó la se­cuen­cia des­crip­ta: que sa­lie­ron y vol­vie­ron al edi­fi­cio. Es­to no sig­ni­fi­ca que Oc­ta­vio ha­ya es­ta­do so­lo en aquel mo­men­to, acla­ró la fa­mi­lia Ort­mann. Es así que el ce­lu­lar de es­tos tres jo­ven­ci­tos se­rá pe­ri­ta­do jun­to con el de Oc­ta­vio. El apa­ra­to de la víc­ti­ma es­ta­ba des­trui­do, por lo que se es­pe­ra­ba que hoy se pue­dan con­se­guir los re­pues­tos pa­ra que vuel­va a fun­cio­nar. De es­ta ma­ne­ra, en ba­se a los men­sa­jes y de­más pis­tas que se pue­dan en­con­trar en el te­lé­fo­no, se in­ten­ta­rá di­lu­ci­dar si en aque­lla reu­nión den­tro del de­par­ta­men­to hu­bo al­gu­na pe­lea u otro da­to que ayu­de a sa­ber qué pa­só con Oc­ta­vio.

l.g
Compartir esta Nota:

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Tambien te puede interesar:

Video del Dia