LOCALES
Se complica la situación en la avenida Romero con nuevo hundimiento
Con las precipitaciones se desmoronó el pavimento en la intersección con la calle Elías Abad. Por allí pasa, entubado, el arroyo Limita.
Más fotos (1) >>
2017-04-20 08:51:15 | En diciembre del año pasado, durante una jornada de intensas lluvias, cedió el pavimento de la avenida Jorge Romero desmoronándose metros antes de la intersección con la avenida Juan Pablo II. Los inconvenientes en ese momento tuvieron que ver con desprendimientos y fallas en el entubamiento del arroyo Limita que desagota a esa altura del río Paraná. Los trabajos de recuperación aún se desarrollan por parte de la Municipalidad. En la jornada de ayer con más de 70 milímetros de agua caída volvió a ceder el pavimento, también sobre la avenida Jorge Romero pero en su intersección con Elías Abad.



En los últimos días, el intendente Fabián Ríos ya había advertido que si bien el primer tramo del pluvial lo corregimos, ahora detectamos el mismo problema más arriba del desagüe, a la altura de calle Madariaga, Suipacha y hasta Elías Abad. El problema se complicó con las intensas lluvias que se registraron ayer y desde la Municipalidad afirman que las obras continuarán. Además, el intendente mencionó que el entubamiento del Arroyo Limita es una obra vieja, con más de 20 años; que se hizo desde Elías Abad hasta el río y después se construyó arriba la avenida Jorge Romero. Ese desagüe viejo es el que está muy comprometido. A lo que agregó:



Evaluamos los nuevos daños detectados, con el hundimiento de la calzada de hormigón que se produjo en Madariaga y Jorge Romero. Hasta Elías Abad quedan 250 metros, es una obra importante que tenemos que programarla financieramente para corregir el ducto completo: es decir toda la obra de desagüe del Limita. Ante esta situación los trabajadores de la Municipalidad decidieron cercar el lugar para evitar que se produzcan incidentes y piden a la población en general que eviten transitar por la zona ante el inminente socavamiento de la arteria. De esta manera, Fabián Ríos detalló que las causales de la avería son la antigüedad, la presencia de conexiones clandestinas de cloaca, el agua residual con gran presencia de amoníaco y otros líquidos; produjeron corrosión en el ducto de chapa y eso lo debilitó.





l.g
Compartir
Comentarios